Bajo la mirada de tus ojos

Bajo la mirada de los ojos ovalados,
de aquella mujer de cabello negro,
me siento como un niño,
su cariño es perceptible,
me sacude por dentro.

Me mira y le sonrío,
me sonríe y mi cuerpo,
siente un escalofrío.

Me siento protegido,
aunque no es cierto,
puede que dude de que,
sea un espejismo.

Entre templos y arrozales,
mercados y puestecillos,
me camuflo en la ciudad,
pasando desapercibido,
quiero conectar,
entrar en contacto con otro tiempo.

Rodearme de la naturaleza,
porque nuestro hogar ya ha sido,
nuestras ciudades se han corrompido,
costumbres que no entiendo,
aunque fácilmente asimilo.

Deja un comentario